Rhenus mantiene su actividad de aduanas entre Alemania y Polonia con total fiabilidad y efectividad, adaptándose a la situación de la crisis sanitaria global

Rhenus mantiene su actividad de aduanas entre Alemania y Polonia con total fiabilidad y efectividad, adaptándose a la situación de la crisis sanitaria global

Rhenus mantiene su actividad de aduanas entre Alemania y Polonia con total fiabilidad y efectividad, adaptándose a la situación de la crisis sanitaria global

La compañía especialista en logística, Spaarmann, que forma parte del Grupo Rhenus, está realizando las labores de despacho de aduanas para sus clientes con toda normalidad durante la crisis del coronavirus, para lo que está utilizando un equipo humano binacional alemán y polaco, con sedes en ambos lados fronterizos. El servicio se ofrece las 24 horas del día en la terminal que tiene la compañía en Forst (cerca de Cottbus) en Alemania y en Świecko II, en Polonia, cerca de Frankfurt (Oder) para que los productos lleguen a sus destinatarios en el tiempo establecido.

El agente aduanero, Spaarmann, demostró su flexibilidad y capacidad de adaptación cuando se pusieron controles fronterizos entre Alemania y Polonia a principios de marzo. “Nos encargamos de trasladar a nuestros empleados hasta la frontera utilizando un servicio de lanzadera en taxi en ambos países y los recogemos nuevamente al otro lado de la frontera, para que todos ellos puedan llegar a su lugar de trabajo, ya que muchos de ellos viven y trabajan en diferentes países”, comenta Thomas Kaulbach, Director Gerente de Spaarmann.

Spaarmann es una compañía especialista en logística que opera en el punto límite entre Europa oriental y occidental, gestionando el despacho de aduanas para acciones de importación, exportación y mercancías en tránsito. De esta manera, se encarga de solicitar las licencias de importación en la Oficina Federal de Economía y Control de Exportaciones y posteriormente hace un detallado seguimiento, en nombre de sus clientes, para la consiguiente recuperación de las cuotas de importación, reembolsos y exenciones.

Desde que se impusieron las restricciones al tráfico de pasajeros a causa de la crisis sanitaria global que se vive todo el mundo, los empleados han estado trabajando en la terminal de aduanas del país donde viven. “Esto se está desarrollando muy bien, porque el equipo cuenta con una experiencia de más de 25 años y los empleados hablan más de un idioma. Hemos estado utilizando el método de "éxito del héroe local" durante mucho tiempo, es decir, les damos la libertad de tomar decisiones en el acto. Esto ha resultado beneficioso, particularmente en la situación actual. Estoy especialmente orgulloso del gran sentido de solidaridad entre los trabajadores, que están demostrando un gran espíritu de equipo ", agrega Kaulbach.

Las dos terminales, en Forst y Świecko, gestionan aproximadamente 400 vehículos todos los días. Como el servicio de aduanas alemán, donde deben declararse las mercancías, se encuentra en las instalaciones de Spaarmann, los clientes también se benefician de tener todo en un mismo lugar. "Incluso si al servicio de aduanas alemán no se le permite gestionar mercancías en Polonia, podemos actuar en el lado alemán y asumir de nuevo las tareas en el otro lado de la frontera de inmediato", añade André Tonn, el Gerente de Aduanas de Spaarmann.

Spaarmann cuenta con sucursales en Dinslaken y Hamburgo, además de tener su sede central en Forst y oficinas aduaneras en Forst y Frankfurt (Oder).